El Barbo y su increíble naturaleza

El barbo, es un pez de río con numerosas especies endémicas de la Península Ibérica, puede alcanzar unos 60 cm de longitud y se caracteriza por su naturaleza desconfiada; para vivir prefiere las aguas profundas, en las que pasa la mayor parte del tiempo.

Por ser violento y tenaz al momento de defenderse, es igualable por pocos, convirtiéndose en un verdadero trofeo para quien consigue vencerlo. ¿Intrigado por conocer más? no se pierda todo lo que trae esta nota.

barbo

Conociendo la fascinante especie Barbus vulgaris

Perteneciente a la familia de los ciprínidos, son los 4 bigotes, barbas o barbillones carnosos que le superponen de su labio superior la cualidad a la que se atribuye su nombre. Se habla de una de las especies predilectas del pescador deportivo que disfruta de batallar verdaderos retos, pues la gran decisión a la hora de atacar el cebo anudado a su descomunal fortaleza para arrancar al sentirse herido, convierte al Barbo en un pez difícil de pescar.

Características básicas del barbo

En términos de fisonomía, mide alrededor de 30 centímetros de longitud promedio, aunque lejos de esos ejemplares comunes, se han visto algunos que alcanzan el metro; respecto a su peso medio, ronda los 40 a 500 gramos; no obstante, el barbo comizo puede llegar a pesar 15 kilos. Por lo general son de color pardo, mismo que irá mermando en tonalidad conforme a cada especie, sobre todo en los juveniles, que presentan manchas irregulares.

La boca del Barbo es pequeña, ventral con labios carnosos; el superior alberga los bigotes o “barbas” que le sirven para buscar el alimento. Es un pez de grandes escamas, aletas redondeadas y medianas que muestra carácter gragario.

Durante todo el año – excepto de mayo a junio – pueblan los cursos medios de los ríos, en dicha temporada se reúnen y comienzan su peregrinaje hasta las zonas en las que depositan el material reproductor.

¿De qué se alimentan los barbos?

El Barbo es un pez omnívoro, por lo que su alimentación fundamentalmente se basa en insectos acuáticos; sin embargo, también suelen comer invertebrados como camarones, isópodos y caracoles, además de los especímenes que complementan su dieta consumiendo cantidades de algas.

Asimismo, se consiguen ejemplares de – por lo general los más grandes – que der manera ocasional, se les ve alimentarse de crías de otros peces, sobre todo, en sitios en los que abundan alburnos o bogas.

Acostumbra a buscar alimento volviendo piedras con sus carnoso labios y pese a ser omnívoro tiene tendencia a ser carroñero alimentándose de animales bentónicos y larvas de insectos, especialmente de efímeras.

Entre sus mayores particularidades están sus dientes, mismos que no yacen en su boca, sino en su faringe, lugar al que conducen lo que succionan para alimentarse a fin de que la pieza sea triturada antes de su ingestión. Si bien se dijo que prefieren las aguas profundas, lo cierto es que no vacilan en salir a la superficie cuando ven algún animalillo flotando.

¿Cómo se reproducen los barbos?

El Barbo macho crece mucho más lento que la hembra, aunque ambos alcanzan la madurez sexual luego de los 4 a 6 años.

Como se mencionó anteriormente, su desove se produce de mayo a julio, lapso en el cual se concentran en las zonas con fondo de grava en plena corriente para poner alrededor de 35.000 a 60.000 huevos que demoran entre cinco y diez días para desarrollarse; es propicio para acotar que dichos huevos son supuestamente venenosos.

¿Dónde se localizan los barbos?

A grandes rasgos, los barbos tienden a ocupar el trecho fluvial intermedio, es decir, entre el bajo en el que la reina es la donde carpa, y el tramo alto donde comúnmente habitan las truchas.

Por consecuencia es en la parte intermedia del río donde se les verá en mayor volumen, para ser más exactos, en las inmediaciones del fondo, en especial si es arenoso o rocoso, por ser sus favoritos al igual que los lugares lodosos y cenagosos, así que también se encuentran presentes en embalses.

El barbo es una especie en declive

Pese a que en tiempos de antaño abundaban, el número de barbos se encuentra en clara y rápida decadencia, y es que la competencia con especies agresivas predadoras en el curso medio de los ríos, ha conllevado a la desaparición de una parte importante de su hábitat.

A esto se le suma lo apreciado que es por los pescadores recreativos quienes han provocado una desaparición más rápida.

¿Cómo reconocer al Barbo común?

Además de sus distintivos labios carnosos y sus cuatro barbillones, existen otros detalles que facilitan su identificación entre ellos:

  • Presenta un cuerpo cubierto de grandes escamas, bastante robusto y casi cilíndrico, aunque su hocico es prácticamente cónico con la boca dispuesta de forma ventral.
  • Generalmente, su dorso es de verde oliva a pardo verdoso en su parte superior, pero sus flancos tienden a presentar reflejos dorados; mientras que su vientre es amarillento a blanco sucio.
  • Tiene una aleta dorsal alta y corta; asimismo, tanto la anal como las aletas pares muestran un tinte rojizo, siendo oscuras solo la dorsal y la caudal.

informacion del barbo

Las dos especies de barbos más sobresalientes

Barbus bocagei – barbo común ibérico

En comparación a otras especies de ciprínidos, esta especie tiene un tamaño relativamente grande, alcanzando longitudes de hasta 1 m. Presentan cuerpo fusiforme, de color pardo oscuro en edad adulta, mientras que los jóvenes tiñen su cuerpo con mancjhas negras que salpican sus flancos y el dorso.

En cuanto a su alimentación, es detritívora y bentónica, prefieren una dieta alta en larvas de insectos que consumen continuamente a lo largo de todo el día si las condiciones les favorecen.

Barbus comiza – Barbo comizo

A diferencia del anterior, posee un hocico largo, lo mismo que su cuerpo, mayormente en la zona caudal en la que es más estrecha.

Dentro del género Barbus, es la especie que alcanza los mayores tamaños y pesos, además de destacarse por el alargamiento que experimenta la cabeza en la que se emplaza su desarrollado y prominente hocico algo cóncavo.

Sus hábitos alimenticios son planctónicos, es decir, prefieren consumir insectos y rara vez otros peces.

5 (100%) 1 vote

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies